El trabajo

 

La cultura del trabajo

El trabajo dignifica la condición humana. Al ser el generador de condiciones para proveerse de los medios para la propia subsistencia, el trabajo permite a la persona desarrollar y estimular sus aptitudes y condiciones, en una sociedad donde se ha devaluado el esfuerzo en favor de la especulación y el dinero fácil, donde unos pocos viven de las privaciones de muchos.
El trabajo o la actividad laboral permite la organización del tiempo, la satisfacción de la tarea realizada, promueve la camaradería y el compañerismo, estimula el sentido de responsabilidad y representa la posibilidad de saberse capaz y útil.

Promovemos la reivindicación de la cultura del trabajo como una posición ante la vida, como forma de oponerse a un modelo social y económico injusto.
La integración de los jóvenes, dentro de un marco de protección integral, a prácticas o actividades laborales, a fin de favorecer el posterior proceso de su reinserción social, es parte de nuestro modelo terapéutico.

El aprender la implementación útil del tiempo, el ser reconocido, ser recompensados por la tarea bien hecha o ser corregidos cuando no se hace, es una práctica que otorga el trabajo, capacitando al joven para un mundo competitivo, que reclama para insertarse a él, condiciones y aptitudes que nuestros niños y jóvenes desconocen, sea por su origen, procedencia o historia familiar.

Jóvenes capacitados desde la visión de la Cultura del trabajo, serán jóvenes con mayores posibilidades de éxito, seguros de sí mismos, de sus condiciones y sus saberes, capaces de enfrentar a una sociedad y a un mundo adulto que en algún momento le dio las espaldas, solidarios, autogestivos, críticos, libres de elegir, sujetos activos y actores fundamentales de sus derechos.

Logo Facebook

 Prevención y capacitación

Asesoramiento individual, familiar, grupos, instituciones

Talleres de prevención

Orientación para adolescentes, jóvenes, adultos, padres y docentes